Nuestra Historia 

Nuestra Historia 

  • 1987 – 1990:

El 02 de febrero fue la fundación de SEPAR, donde hemos fortalecido la institucionalidad rural  para la gestión del desarrollo sostenible de familias y  población andino amazónica de la región central.

SEPAR, recién nacido, tuvo que enfrentar la época más violenta de nuestra historia moderna (las víctimas ascienden a cerca de 70,000 muertos, según la Comisión de la Verdad y Reconciliación), conjugada con la galopante crisis económica de la década de los ochenta. Frente a esto, el “repliegue activo”, la cohesión con la población y los sistemas de seguridad y defensa propios, fueron asumidos por Separ como estrategias de supervivencia. Paralelamente, se abocó al desarrollo de pequeños proyectos transicionales, en el marco de su primer plan trienal, denominado “Kausay Pacha I”.

pintura10
Pintura: Huancayo, de Víctor Matos (VIMAT)
pintura9
Pintura: Recíprocamente juntos, de Víctor Matos (VIMAT)
  • 1990 – 1996:

En la década de los noventa, Separ afianzó una seguridad financiera inicial de mediano plazo. Su espíritu resuelto sirvió de inspiración para lograr un diseño programático, crecimiento relativo y mayor integración con la población. En cuanto a las estrategias de seguridad, se mantuvo el repliegue activo y acciones de defensa, aunque los resultados en el campo aún fueron dispersos y pequeños. Pero hacia 1993, empezó a vislumbrarse un efectivo proceso de fortalecimiento, en respuesta a la dinámica vertiginosa del contexto: consolidación de los programas de trabajo rural, promoción de la mujer y la microempresa, crecimiento del programa de emergencia y Derechos Humanos, incorporación del planeamiento estratégico y apertura del programa de créditos rurales. Estas pericias bien encaminadas lograron un relativo impacto en el campo y una presencia regional, nacional e internacional importante.

  • 1997 – 2000:

En tanto ha cesado la tensión de la guerra interna y las luces de la economía alumbran por una ruta posible, las sombras de la corrupción y autoritarismo de Estado deterioró la política  nacional, indignando a la población del país y la comunidad internacional. Pese al retiro de una de sus fuentes de cooperación más importantes y a la desactivación de sus programas de Emergencia y Derechos Humanos, SEPAR enfatizo el fortalecimiento de la gestión local, la reconstrucción de los retornantes y a agroindustria rural en Junín, Huancavelica y Ayacucho.

pintura5
Pintura: Cultivos andinos de Víctor Matos (VIMAT)
pintura6
Pintura: Kuntur pa quishña, de Víctor Matos (VIMAT)
  • 2001 – 2009:

Recuperada la democracia por la presión popular ciudadana y de la comunidad internacional, se instaura en el Perú un gobierno transicional para iniciar la judicialización del régimen fenecido, la investigación social y el balance del proceso de violencia interna a través de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) y la regularización de la sucesión democrática mediante nuevas elecciones presidenciales. En este periodo SEPAR toma un tiempo de reconstrucción orgánica o “anclaje” para la renovación de sus programas y el impulso de un nuevo espacio de consultorías y programas especiales. Los énfasis se orientan a los aspectos  productivos y ambientales, la gestión local, la microempresa y servicios a programas públicos como Caminos Rurales   o Alfabetización en Junín y Huancavelica.

Como respuesta este escenario, SEPAR redefine  nuevamente su estructura  organizacional, consolidando la Unidad de Consultorías y Programas Especiales e impulsando la Unidad de SEPAR Empresa en el Plan “El vuelo del Águila”. El factor de crecimiento  institucional de este periodo  son los programas especiales vinculados a la responsabilidad pública y privada. Enfatizamos aquí los proyectos productivos y servicios de inserción laboral.

  • 2010 – 2020:

SEPAR replantea su estrategia  orientada a la competitividad  territorial y desarrollo, la inclusión social y política, el cambio climático y la provisión de servicios de consultoría. En esta transición, inicialmente se pone énfasis en los proyectos productivos, la comercialización y el fortalecimiento de la gestión local e inclusión social, quedando pendiente retomar aspectos de incidencia y fortalecimiento democrático.

En el periodo SEPAR a asumido una gestión de planes de emergencia semestrales” pragmáticos de sobrevivencia y un progresivo debilitamiento  en la orientación estratégica y misional de SEPAR debido a la no incorporación de las reformas de “realineamiento” programático, propuesta en el periodo 2012-2018.

Nuestros desafíos al 2021 se centran en la agenda 2030 de los objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la búsqueda de espacios habilitantes para el desarrollo eficaz en el marco del Pacto Global y las políticas sociales del estado, la corporación empresarial y la sociedad civil.

pintura7
Pintura: Danza mágica, de Víctor Matos
(VIMAT)